La tiroides es una glándula neuroendocrina que pesa entre 15 y 30 gramos y está formada por dos lóbulos en forma de mariposa situados a ambos lados de la tráquea. Participa en la producción de hormonas, especialmente la tiroxina (T4) y la triyodotironina (T3).

Estas hormonas regulan el metabolismo basal, afectan al crecimiento y al grado de funcionalidad de otros sistemas del organismo. Es a través de estas hormonas que la tiroides realiza una de sus principales funciones: gestionar la velocidad del metabolismo, es decir que produce hormonas que lo aceleran: haciendo ir más rápido al corazón, la digestión… o ralentizan el metabolismo si se para o se reduce la producción de estas hormonas.

Es por esto que los problemas de tiroides siempre tienen que ver con la noción de tiempo.

Si hay hipertiroidismo, es decir que hay un exceso en la producción de hormonas, el resentir es: “no puedo actuar suficientemente rápido” y tiene que ver con sentir por ejemplo que en tu vida todo va muy lento y tu quieres acelerarlo, sentir que no llegas a tiempo o que vas demasiado lento y quieres conseguir llegar a tiempo.

En cambio el hipotiroidismo se producen menos hormonas y se corresponde con el resentir: “quiero que el tiempo se pare”. En general son situaciones donde todo va demasiado rápido y la solución es parar el tiempo, por ejemplo cuando hay un diagnóstico de una enfermedad terminal de un familiar, uno puede sentir que quiere que el tiempo pase más lento para aprovechar para estar con esta persona.

También hay enfermedades autoinmunes que afectan a la tiroides y en este caso seguimos encontrando el mismo resentir del hipotiroidismo, porque las enfermedades autoinmunes destruyen la glándula y pueden fabricar menos cantidad de hormona. Por ejemplo, siento que a mi hermano mayor lo quieren más que a mi y quiero haber nacido antes para que me quieran más y para conseguirlo, autodestruyo mi tiroides.

Recordemos que todas las enfermedades tienen un sentido biológico, es decir que el cuerpo reacciona de la mejor manera para solucionar un conflicto, cualquier enfermedad es un intento que hace nuestro organismo para ayudarnos a encontrar la solución, aunque a veces, esta solución no sea precisamente la mejor.